Distinto a lo ocurrido con las Farc, de cuyo proceso de paz el país se enteró cuando ya esta guerrilla y el Gobierno tenían lista la agenda de negociación -llamada Acuerdo General para la Terminación del Conflicto-, Colombia tiene noticia sobre los diálogos con el Eln cuando estos apenas están en la fase exploratoria. Es decir, cuando las partes empezarán a diseñar los puntos sobre los que giraría la negociación.

Y teniendo en cuenta la discrecionalidad que ha caracterizado al gobierno de Juan Manuel Santos en los acercamientos con las guerrillas, justo para para protegerlos, el anuncio sobre el Eln solo tendría una explicación en lo que se refiere al grupo armado: que este terminó por convencerse de que si no se embarcaba pronto en unos diálogos formales podía quedarse por fuera del tren de la paz. El vuelo que ha tomado la negociación con las Farc habría sido definitivo en esto.

De hecho, según conoce EL TIEMPO, hasta hace solos unas semanas la guerrilla de Nicolás Rodríguez Bautista, alias 'Gabino', seguía renuente a aceptar las condiciones de diálogo planteadas por el Gobierno.

Es más, en un reciente pronunciamiento, el jefe guerrillero dijo explícitamente que a Santos "no le interesaba la paz".

Al frente de los acercamientos con el Gobierno está 'Antonio García', uno de los hombres radicales del Eln y a quien, en el pasado, otros gobiernos atribuyeron el rompimiento de diálogos cuando ya estaban en etapas avanzadas.

Cuando comenzaron los contactos con el Eln, en el 2013, esta guerrilla exigía incluso el cese bilateral de fuegos para arrancar una negociación formal, algo que no ha ocurrido con las Farc.

Lo que viene con el Eln no es simple, si se consideran estos antecedentes, pero el hecho de que esta guerrilla haya aceptado que se oficializaran ante el país los diálogos, cuando apenas están en su fase exploratoria, indica que está dispuesta a avanzar.

Marisol Gómez Giraldo

El Tiempo.